¿Qué es la CNT?

La Confederación Nacional del Trabajo es un sindicato. Hacemos anarcosindicalismo, es decir, sindicalismo de ideas anarquistas. Nuestra aspiración es la transformación de la sociedad a través de la acción colectiva y solidaria de los trabajadores.

No confiamos en los partidos políticos ni en la representatividad de las instituciones, por lo que no participamos en las elecciones sindicales y pedimos la abstención en las elecciones políticas.

Creemos en otra forma de gobernarnos, más libre, más cercana, en la que todos contemos de forma efectiva en la toma de decisiones y en el manejo de nuestras vidas. Nos oponemos a pensar que estamos en el mejor de los mundos posibles, y día a día, intentamos organizarnos para pensar, difundir, crear y buscar de una forma independiente y horizontal, formas de emancipación personal y colectiva.

Creemos en la acción coordinada y solidaria, en el esfuerzo sumado y en la inteligencia colectiva, sin que por ello pretendamos disolver al individuo y colocarlo debajo del grupo y sometido a éste. Al contrario, el mantenimiento de la individualidad es el que da fuerza y sentido al grupo.

Elegimos el sindicalismo como campo principal de nuestras actuaciones, porque creemos que las relaciones del trabajo son las principales fuentes de desigualdad en nuestra sociedad. Desde nuestra acción sindical intentamos crear conciencia en los trabajadores, no sólo de la situación individual de cada uno, sino de la de todos aquellos que vendemos nuestra fuerza de trabajo como forma de subsistencia, sin que por ello tengamos que comulgar con las ruedas de molino que nos ofrecen el capitalismo y el estado.

Creemos que los trabajadores debemos recuperar el espíritu combativo, la conciencia de nuestra importancia y nuestra fuerza como colectivo, más allá de las culpas que el sistema echa sobre nosotros de no ser productivos, no ser competitivos, de costar mucho dinero a las arcas públicas... asumamos la idea de ser productores, y la dignidad que ello conlleva, viendo a los que son como nosotros, a compañeros, y no a enemigos para conseguir un trabajo o un ascenso. No obstante, no dedicamos nuestra actividad exclusivamente al sindicalismo, sino que trabajamos en otras muchas cuestiones sociales, siempre, lógicamente, en la medida de nuestras posibilidades. Bien a través de campañas específicas de la CNT o bien en colaboración con otras organizaciones y personas con las que podamos compartir un fin concreto y una forma de funcionar. En cualquier ámbito donde podamos expresar nuestras ideas sin cortapisas, donde se funcione de forma horizontal, donde no haya imposiciones de ninguna clase de cúpula.

Nuestra historia no es un lastre ni un dogma, es una fuente de experiencia y el referente de las vivencias de aquellos que fueron capaces de arriesgar todo porque creían en un mundo mejor, en el poder de las ideas y no en las ideas desde el poder. Queremos que esta memoria y este ejemplo no se pierdan, que no se silencie la persecución que sufrieron los anarcosindicalistas en este y en otros países del mundo. Pero no por ello somos una organización anclada en el pasado, sino que miramos al presente y al futuro, y es por eso por lo que trabajamos y luchamos. Nuestras ideas son internacionalistas, por lo que la CNT se halla asociada a la AIT (Asociación Internacional de Trabajadores), compuesta por los diferentes sindicatos nacionales que confluimos en nuestras ideas y formas de acción. No somos vanguardia del proletariado, por lo que no tenemos soluciones ya preparadas de antemano para solucionar todos los problemas, ni creemos que haya un paraíso "anarquista" donde todo sea perfecto y se llegue a la paz eterna.

ensamos que las soluciones a los problemas las tienen que encontrar los pueblos en cada momento histórico, que son las ideas y las voluntades de cada uno de nosotros las que deben hacer lo que la sociedad sea en cada tiempo. No salvamos a nadie y no prometemos nada más allá de lo que somos, una propuesta de lucha sindical, social y política, de crítica y de autoorganización siempre en marcha. En vez de capitalismo y competitividad proponemos solidaridad, en vez de autoridad y liderazgos proponemos la acción directa sin intermediarios, en vez de jerarquías y privilegios proponemos igualdad de oportunidades, en vez de oscuridad y delegación de funciones, proponemos participación y responsabilidad. Frente al sindicalismo corporativo y burocrático de los comités de empresa, el sindicalismo participativo y solidario de CNT a través de sus secciones sindicales, sus sindicatos de ramo y sus federaciones locales.

Frente al sindicalismo de los dirigentes, el sindicalismo de los trabajadores, los de abajo. Frente al sindicalismo comprensivo con el capital, cómplice de la economía capitalista y sus desastres ecológicos y humanos, este otro sindicalismo, el anarcosindicalismo, radicalmente opuesto a colaborar con esos desastres.

La CNT no es comprensiva con las crisis del capital; si ellos han generado la crisis, que la resuelvan ellos; nosotros sólo nos ocupamos de la defensa de nuestros derechos. No evadimos nuestras contradicciones, las tenemos, como cualquiera que se precie de estar vivo.