¿Qué escuela queremos?

¿Qué escuela queremos?

Posted by CNT Fernán Nuñez on Jue, 14/02/2008 - 00:25

¿QUÉ ESCUELA QUEREMOS? Una mirada crítica a la enseñanza.

Hace unas semanas, nuestro compañero Bartolomé Miranda Jurado, presentó su libro:

“¿Qué escuela queremos? Una mirada crítica a la enseñanza”, editado por Detorres Editores.

El acto se llevó a cabo en la Biblioteca municipal de Fernán Núñez.

El autor comentó el contenido del libro, un análisis crítico, desde cierta perspectiva libertaria, del sistema educativo de España, explicando los principales problemas que, desde su punto de vista, padece hoy:

- El fracaso escolar y el poco interés del poder político para que realmente se pueda ofrecer una enseñanza de calidad y reducir el índice de fracaso escolar. El autor cree que quizás no exista tal fracaso escolar sino que el sistema cumple sus funciones de reproducción social, política y económica al servicio de los grupos sociales que detentan el poder en la sociedad.

- La falta de recursos en infraestructuras, recursos técnicos, materiales, sistemas de compensación social, recursos de apoyo y orientación, y en especial, la falta de recursos humanos. La administración ajusta cada año los cupos de profesores y grupos en los centros para que la plantilla sea la menor posible, resultando grupos con más de 25 alumnos en Primaria, más de 30 en la ESO y más de 35 en Bachillerato, haciendo imposible la atención a la diversidad de necesidades educativas, deteriorando la calidad de la enseñanza y potenciando el fracaso escolar. Esta falta de recursos está en la línea de reducir el gasto público y favorecer la privatización de la enseñanza a través de los conciertos educativos, transfiriéndose capital desde el estado y las familias a las empresas que hacen de la educación un negocio. España invierte en Educación muchos menos de lo que le corresponde, según el contexto político y económico al que pertenece, y por supuesto, mucho menos de lo que necesita un sistema educativo sometido a continuas transformaciones.

- Los programas educativos sobrecargados y las metodologías que se desarrollan, que sobre todo son transmisivas, y de manera general, llevan a la pasividad y al aburrimiento. Es necesaria una transformación pedagógica para desarrollar una educación más atractiva, participativa, investigadora, partiendo de las necesidades de los alumnos y de problemas del propio entorno. Por su parte, el profesorado debe aprender nuevas metodologías y asumir nuevas maneras de desempeñar su papel educador.

- Las carencias democráticas pues, aunque existen estructuras formales donde están representados el profesorado, las familias y el alumnado, la forma y el contenido de esta participación son irrelevantes pues las decisiones importantes son tomadas desde el poder político sin existir un proceso participativo de los distintos sectores sociales implicados.

- La desigualdad de oportunidades en el sistema educativo. Aunque se diga que existe una igualdad de posibilidades, todos sabemos que eso no es verdad, y que las condiciones socioeconómicas familiares siguen siendo un factor de selección social en el sistema educativo. Le existencia de la enseñanza privada (concertada y no concertada) hasta los niveles universitarios, la falta de ayudas y becas, la injusticia social y un deficiente sistema de redistribución de la riqueza, potencian aún más la desigualdad de oportunidades.

- La convivencia en los centros escolares. El autor cree que muchos de estos problemas no son nuevos. Han cambiado las formas y aparecen nuevos elementos, pero, sobre todo, lo que ha cambiado es la manera de cómo la sociedad percibe y trata esos problemas. Para intentar superar esta situación debe haber una mayor implicación del profesorado y de los padres en la vida del centro, procurando ofrecer una escuela más atractiva y participativa.

- La influencia religiosa que todavía existe en la enseñanza costeada con fondos públicos, sobre todo, el ámbito de la Iglesia católica, mediante los conciertos educativos y la asignatura de religión. El autor cree que en coherencia con la libertad religiosa, con el contexto político actual (estado aconfesional) y con una enseñanza laica, científica y racional, la Enseñanza religiosa debería quedar fuera del los programas educativos de la enseñanza costeada con fondos públicos. El adoctrinamiento religioso, como otros, ya tiene sus propios espacios.

Al final de la charla, autor hizo una apuesta por la enseñanza pública y un llamamiento para que desde los distintos sectores sociales se actúe para poder mejorar el sistema público de enseñanza que no debe estar al servicio de los intereses políticos, económicos e ideológicos de los grupos sociales dominantes que son quienes lo manejan y utilizan desde el poder político establecido, sino que debe tener como finalidades principales: facilitar el desarrollo integral de las personas, desarrollar todas sus potencialidades intelectuales y afectivas, y sentar las bases para el desarrollo de una sociedad mejor, más justa y más democrática.

Índice del libro:

Prólogo

1. Los problemas actuales de la enseñanza.

2. Teoría educativa y realidad escolar.

3. El fracaso escolar.

4. Sobre la igualdad de oportunidades.

5. La influencia religiosa en la enseñanza.

6. ¿Qué escuela queremos?

7. Posibilidades de una enseñanza pública de calidad.

Si te interesa puedes pedirlo a los teléfonos: 957373065 - 957373142